Dom12162018

Last update03:42:32

Martes, 24 de Julio de 2012 12:03

Spinnerei, un emporio cultural en una vieja ciudadela industrial

por  NotiBolivia
Vota este articulo
(0 votos)
Spinnerei Spinnerei

ESPACIOS La ex hilandería Baumwollspinnerei, en Leipzig, Alemania, sufrió una metamorfosis única en el mundo y dejó su faceta industrial para abrirse al mundo de las artes.

Donde inversores y banqueros no veían más que un espacio baldío con un montón de ladrillos apilados, en la periferia de Leipzig, Alemania, un grupo de artistas supo descubrir -en este terreno en el que a fines del siglo XVIII se instaló una gigantesca fábrica hilandera- un potencial centro cultural.

El 2001 los emprendedores artistas Florian Busse, Tillman Sauer-Morhard y Karsten Schmitz hicieron lo que para muchos hubiese sido impensable: compraron la antigua fábrica productora de algodón Baumwollspinnerei, ubicada en una propiedad de 90.000 metros cuadrados; toda una ciudadela industrial de 90 edificios que había dejado de funcionar varias décadas atrás.

A ellos se les unió tiempo después Bertram Schultze, con quien el centro se consolidó y pasó a llamarse Spinnerei.

Una ciudad industrial

Su estructura es imponente. Los ladrillos son parte de su imagen desde aquella época del boom de la hilandería en la que miles de trabajadores pasaban casi toda su vida dentro de la fábrica' tanto así que contaba con guarderías, centros de salud y otros servicios.

Ahora, las angostas calles por donde se transportaba el algodón, cultivado en África, se han convertido en un estacionamiento y los ambientes en los que había enormes máquinas son talleres de jóvenes artistas emergentes, salas de exposición, bibliotecas y galerías.

Por esos lugares transitan visitantes todos los días. “Fue justamente en 2005 que varios de los nuevos ambientes abrieron como galerías y durante un solo fin de semana recibimos 10.000 visitas”, comenta una de las guías que atiende al público.

En las salas los visitantes pueden observan a pintores, artistas plásticos y visuales, diseñadores, fotógrafos, entre muchos otros, en pleno proceso de creación.

Cada espacio se abre así para mostrar, por ejemplo, una exposición sobre el trabajo de los espías de Medio Oriente en determinada época del siglo XX, con testimonios reales en audio, mientras proyectan imágenes de las ciudades casi destruidas por la violencia de la guerra.

Arquitectura

Después de adquirir la propiedad en 2001, los gestores culturales alquilaron los ambientes de la fábrica y, poco a poco, su fama como escuela de arte empezó a ganar reconocimiento.

Una vez consolidados empezaron a recibir apoyo de fundaciones y de colectivos de artistas que ayudaron a reparar los enormes espacios y convertirlos en galerías de arte donde se realizan muestras gran mayor envergadura, muchas de ellas sin fines de lucro.

Con el tiempo, no sólo los artistas de Alemania comenzaron a exponer en Spinnerei, sino que reconocidas galerías de diferentes partes del mundo también se sumaron a esta aventura artística.

Neo Rauch, un pintor alemán de proyección internacional, fue uno de los primeros. En una entrevista en la guía de este centro realizada en 2009, Rauch señaló que para un artista es necesario que el lugar donde trabaja tenga historias que contar.

“En este lugar el sentido del trabajo y la producción continua que se realizó por décadas actúa como una fuerza dinámica y cada ladrillo es parte de ella”, graficó.

Al visitar los estudios o talleres se puede conversar con los artistas sobre su trabajo y lo que les inspira. Cuando se les consulta sobre el significado de trabajar en una ex ciudad industrial, la mayoría responde que la atmósfera del lugar es inspiradora, algo que no se lograría en un espacio nuevo de concreto.

Sin embargo, el trajín de las exposiciones, de los miles de visitantes de todas partes del mundo, el olor a pintura y el trazo recién hecho sobre un lienzo, no parecen haber apagado los ecos de historia que resuenan en cada esquina de los ambientes.

Esa mezcla de arte y cultura en una fábrica de algodón han generado un ambiente único en el mundo, algo imposible de dejar pasar inadvertido.

Tres veces al año se renuevan las rutas de las visitas a las galerías y se muestran nuevas exposiciones y eventos como teatro y diseño de modas. Pero cada fin de semana también hay microciclos y exposiciones especiales.

Asimismo, Spinnerei cuenta con un sistema de residencias sin fines de lucro para jóvenes artistas. “Tenemos convenios con instituciones de todo el mundo, apoyados por patrocinadores como la marca de autos BMW”, comentó Anna Louise Kratzsch, fundadora del programa.

Pero, ¿cuál es el factor del éxito? Para los miembros de Spinnerei, tiene que ver con el coraje, la originalidad, y un fuerte interés en el arte y la experimentación. Pero, además, en la capacidad de hacer del emprendimiento una empresa de gestión y administración sostenible.

2005
Spinnereiabrió varios espacios restaurados y convertidos en galerías para exposiciones de arte.

Informacion adicional

  • Medio: NotiBolivia
  • Ciudad: Leipzig
  • Pais: Alemania
NotiBolivia

NotiBolivia

NotiBolivia - KUBO S.R.L.

Sitio web: notibolivia.com

Dejar comentario

Los campos marcados con (*) son obligatorios.

Codigo HTML esta permitido.

Deportes

Deportes
Actividad - Costumbres - Competividad

Diversión

Diversión
Diversión - Entretenimiento - Esparcimiento

Salud

Salud
Bienestar físico, mental y social

Tecnología

Tecnología
Descubrimientos y avances tecnológicos

Turismo

Turismo
Viajes - Estancias - Lugares