Cultura

Voluntarios buscan lápices de colores para rescatar las historias de las aves paceñas

“Celebra las aves urbanas” es el nombre del proyecto que busca entregar mandalas con aves paceñas a las personas de la tercera edad, para que las pinten de colores. Este será el primer paso para rescatar historias de especies como el chiguanco, el alkamari o la pichitanka, a través de las vivencias de 100 adultos mayores.

 

En primera instancia, el proyecto busca recolectar lápices de colores para los abuelos que participarán de esta dinámica. Por eso se trabaja con la Casa Amandita del Adulto Mayor.

La bióloga y coordinadora del proyecto, Nayra Antezana, contó que en principio estas dinámicas debían ser presenciales, pero debido a la cuarentena se hizo un ajuste. “Ya que los adultos mayores son la población de mayor riesgo, hemos decido llevarles las mandalas hasta sus casas, Casa Amandita les entrega víveres cada 15 días”, detalló.

Hasta la fecha se habilitaron puntos de acopio en la zona Sur, Miraflores, Centro, El Alto, San Antonio y Sopocachi. Con los aportes de la población se logró recolectar lápices de colores para 34 adultos mayores.

“Este proyecto pretende rescatar las historias (experiencias) que los adultos mayores de Casa Amandita hayan compartido con las aves de sus comunidades. Para esto realizaremos un primer acercamiento a los adultos mayores, mediante la entrega de cinco mandalas con las aves más frecuentes de la ciudad y colores”, se lee en una nota de los organizadores.

Un chiguanco (Turdus chiguanco), ave urbana de La Paz.
Foto: J. Luis Martinez
Antezana indicó que el estado de los lápices para colorear debe ser adecuado para que los usen los adultos mayores, ya que llegaron entre nuevos y desgastados. “Todo lápiz es bienvenido”, destacó.

Las mandalas que serán entregadas a los adultos mayores están diseñadas por una bióloga cuyo trabajo incluye a las aves más frecuentes de la ciudad: el chiguanco (Turdus chiguanco), el colibrí rutilante o «luli» (Colibri coruscans), el Alqamari (Phalcoboenus megalopterus), la pichitanka (Zonotrichia capensis), y la Torcaza (Zenaida auriculata).

Después del primer acercamiento, a través de las mandalas un grupo de voluntarios se contactará con los abuelos para recolectar sus historias, mediante llamadas. Esta interacción se realiza con el objetivo de trabajar en la conservación de las aves urbanas.

La iniciativa de ciencia ciudadana está impulsada por varias organizaciones, liderada por Red O2, Aves Bolivianas, la Casa Amandita del Adulto Mayor, Personas Encerradas Pero Solidarias (PEPS) y el Club Ornitológico de La Paz, Cóndores (COLP).

Las consultas se pueden realizar al número de celular 60559536.

//Página Siete

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba