Salud

Pacientes denuncian suspensión del servicio de hemodiálisis en el Hospital Obrero

Ante la falta de personal, varios pacientes denunciaron que la atención en la Unidad de Hemodiálisis del Hospital Obrero, de La Paz, fue suspendida. Les informaron que los pacientes renales asegurados serán atendidos en centros privados previa entrega del certificado que demuestre que no se encuentran contagiados con coronavirus.

 

“El servicio de hemodiálisis definitivamente se ha suspendido por falta de personal, que está con baja médica. Están transfiriendo a todos los pacientes de hemodiálisis comprando servicios a clínicas y hospitales particulares”, indicó la hija de uno de los pacientes.

El lunes, después de recibir la noticia, los pacientes renales que ya tenían programada su sesión de diálisis se quedaron sin el procedimiento vital.

Anunciaron que antes de ser atendidos en un centro de salud privado deberán presentar los resultados de laboratorio que demuestren que no están contagiados con el virus.

Sin embargo, aseguran que en los laboratorios públicos es muy difícil acceder a la atención, y en los privados, donde se observan largas filas, las pruebas de PCR cuestan al menos 800 bolivianos.

“Nos están exigiendo a todos los pacientes que nos hagamos la prueba de coronavirus, porque en las clínicas privadas no reciben pacientes si no tienen el certificado de negativo”, agregó.

Una mujer de la tercera edad, con complicaciones renales, que se presentó en el hospital con la esperanza de recibir el procedimiento, lamentó la situación. «Yo recibo atención tantos años y ahora nos dicen que no nos van a dializar”, declaró.

Asimismo, una joven manifestó que estando ya internada fue abandonada, ya que no hay médicos especialistas debido a los contagios del personal y profesionales en salud. «Hay muchos pacientes que no estamos infectados, pero no hay médicos para nosotros, por favor, que nos pasen a otro lugar”, pidió.

Página Siete Digital buscó con insistencia una respuesta de la Caja Nacional de Salud respecto a la situación de los pacientes renales, pero desde el departamento de Comunicación no se brindó la información solicitada.

Los médicos regresaron el lunes a las calles, después de organizar un mitin de protesta para pedir que los pacientes con coronavirus sean trasladados al Hospital del Norte, en El Alto, y al Luis Uría de la Oliva, de Villa Copacabana.

Reclamaron por el colapso que atraviesa el sanatorio, además de la falta de insumos de bioseguridad y que el 90% de su personal se encuentra contagiado con el coronavirus.

//Página Siete

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba