Sociedad

Villa Tunari mantiene cuarentena y se registran filas en surtidores.

El primer caso de coronavirus en Villa Tunari generó zozobra entre los pobladores. El alcalde, Asterio Romero, no demoró en decidir retornar a la cuarentena rígida. Mientras, largas filas de personas se registran en los surtidores y bancos.

Se trata del segundo caso de Covid-19 en el trópico y el primero en Villa Tunari. El municipio estaba listo para la cuarentena dinámica, pero este hecho hizo que se retorne a la rígida.

No hay poblador que no tenga puesto su barbijo. Sin embargo, hay dos puntos de alta afluencia de gente, que son los surtidores y bancos.

Víctor Crespo, encargado del área agrícola y pecuaria de la alcaldía, dialoga con cada uno de los pobladores para que mantengan la distancia de un metro en la fila. Unos soldados de las Fuerzas Armadas también coadyuvan. Mientras, la gente reclama por encontrarse desde el día anterior haciendo la fila.

«Necesitamos el combustible y hay poco. Yo lo uso para las herramientas en mi chaco. Tengo los comprobantes que nos exigen para vendernos la gasolina», manifestó una pobladora que no quiso ser identificada.

Crespo asegura que la gente necesita este combustible para las máquinas que la gente usa en sus sembradíos.

Asimismo para el bombeo de oxígeno en las piscinas de producción piscícola.

«A los piscícolas se les da un poco más de gasolina dependiendo de la cantidad de piscinas que tienen. Estamos manteniendo las normas estrictas de uso de barbijo y salidas según el número del carnet. Todo coordinamos con las Fuerzas Armadas», manifestó Crespo.

En diferentes calles y centros, se pueden ver las cámaras de desinfección para que la gente pase. Pese a las restricciones, algunas personas no mantienen la distancia social, pero funcionarios y militares les recuerdan que deben hacerlo.

La situación de los surtidores es la misma en todos los municipios.

Entre los pobladores, algunos ven con incredulidad el coronavirus. Mientras otros expresan temor de contraerlo y se apegan a las normas.

Fuente: Los Tiempos

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba